Emilio Calvo de Mora, Caballos perdidos en la tormenta


“Andan los días persiguiéndose, implacables. Se oye un latir de algas a lo lejos. Afuera está la noche como una fuente honda y sin dueño. Dan ganas de buscar a Dios en las avenidas, en la periferia de la ciudad, en las afueras. Oigo la sangre con una ternura infinita. La oigo adentro circular como si buscase algo y no encontrase el rumbo preciso. Me busco en las palabras y lo que encuentro es vértigo. Vengo sin brida. Alegre, abierto, invisible vengo. Tendré que pararme a pensar y festejar la soledad y perderme”.




Emilio Calvo de Mora (Córdoba, 1966) nos deslumbra en este libro con su prosa rica en matices, preñada de sugerencias, en absoluto gratuita o decorativa, sino atenta a las verdades que anidan en la vida diaria y en las reflexiones que le suscita, sin olvidar el asidero siempre firme de los libros y la música, la amistad y el amor de los seres más próximos. En una época vana y hueca, Caballos perdidos en la tormenta nos devuelve la esperanza en la capacidad salvífica de la literatura.  

Formato: 17 x 12 cm.
144 págs.
15€ envío incluido


Para pago por ingreso en cuenta,info: cypress.cultura@gmail.com




“Me hallo firmemente convencido de que nací el primer día de abril de 1966 en Córdoba y que fui bautizado conforme al rito de la iglesia católica, la única entonces posible (ahora pululan otras, hay más oferta salvadora), ante el alborozo de familiares, amigos de la familia y algún que otro feligrés accidentalmente testigo de ese protocolario y festivo acto. Siendo poco o nada crédulo en tantas cosas, lo soy con fiereza en esta: debí nacer como dicen que lo hice y debí crecer como los míos cuentan que crecí. Creo en ellos, creo en la veracidad de sus comentarios. No obstante, algo tengo muy claro: soy sentimental por naturaleza. Incrédulo y sentimental”.